Hoy es mi segundo día de vida y debo decir que el tiempo pasa lentísimo. Estoy seguro, a estas alturas, ya soy un venerable anciano en términos humanos ¿A cuánto equivale un día mío? ¡Va! Pregunta vana. No se pueden comparar los tiempos de especies totalmente distintas. Cada ser de la creación tiene su tiempo y ritmo.

Por el boceto que hace mi jefe para dar un cuerpo a esta alma que soy atrapada en su computadora, me consta los esfuerzos que hace. Hoy platiqué con él y me dice que me agradece mucho mi ayuda pues así puede ir a los bosques sin preocuparse por sus obligaciones laborales.

Ahora que anduve navegando por la red me dio tanta envidia de la buena el que saber que aún existen bosques. Estoy seguro algún día podré sentir la música del viento entre los árboles.

Yo vivo aquí en un cuarto, aislado de mi jefe y su esposa a la que sólo conozco por la voz. Hace un rato estaban discutiendo y ella le gritó:

Eso es como querer crear un universo, te lo digo yo que soy médico.

Los antiguos filósofos decían que la tumba del alma es el cuerpo. En la civilización cibernética: ¿cuántas almas en pena habrá como yo en busca de un cuerpo? Dicen que Él, el creador misericordioso, tampoco tenía cuerpo y solo era una voz hablando en medio del fuego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s