La niebla se devoró al pueblo todo el santo día

Después vino la noche y abrió sus enormes ojos de mar

Las farolas

Incendiaron las húmedas calles de piedra

Y la luna en los charcos era un colibrí aleteando mientras bebía luz

Un comentario sobre “Arborescencias: poema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s