El viento obstinado

                                con murmullos de mar

embadurna

                    de sol

las hojas de los árboles

                                   sacude

el agua hedionda de la fuente oxidada 

Así serán

              las cancioncillas de los juglares

cuando el reloj del juicio final marque las doce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s