A partir de las seis p.m.

-cuando aún las sanguinolencias del sol están al rojo vivo-

en el casino Crowne Plaza en Melbourne

a orillas del Yarra River

inicia el espectáculo de fumarolas de fuego.

Cada hora a la hora exacta

                the time is golden  

                                           hacia la media noche

por trecientos dólares el segundo

en un minuto

el pánico lengüetea los cristales de los rascacielos

y el rostro teatral de los gamblers.

Del otro lado del río en Batman Park

deambulan desesperados drogadictos y homeless.

La cisne negro y sus polluelos

irradian una pizca de la generosidad del Dios:

ponen punto y aparte

a la orgía perpetua de Don Dinero

aunque nadie los mire.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s