Cuando caminas desnuda por la habitación

el mundo se reencanta

no está marchito ni enfermo

vuelve a ser cuerpo primordial

y los jinetes del apocalipsis

galopando desde hace más de quinientos años

toman un respiro

En tus pechos

hay dos soles morenos

con leche y miel incorpórea

son mi tierra prometida

después del diluvio y el desierto

En tu vientre

un jilguero color harina con panela

bebe astillas de sueños

noche y día

antes de la creación del hombre

 

En tus ojos

hay dos yeguas desbocadas   

que abren los parpados

de la lujuriante pureza  

Tus manos soñolientas

navegan por el follaje de tu pelo

y del espejo salta un tigre

mientras la civilización allá afuera naufraga

Tu piel donde habitan animales sigilosos

tiene el picor sagrado de la canela

y un perpetuo eclipse de sol y luna

Tus piernas son dos ríos

donde una guitarra mística

entona arpegios de agua

y claridades morenas del Cantar de los Cantares

Tu cuerpo de mujer

donde se ocultan setenta nombres por desentrañar

es mi única patria y mi último territorio

tu cuerpo enteramente desnudo y sus constelaciones

donde lo real y la verdad se alían   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s