Fuimos a exprimirle el rocío a la mañana

Mañana tarde y noche

Extendiste tu vellocino moreno en el prado

Y navegamos por la melena del día

Fuimos corporalidad viviente y vida desnuda

Cuerpo a cuerpo como dos panes en la cima del monte

Devorados por el cuerpo del día y sus metamorfosis

Te solidarizaste con cada uno de los hombres del mundo

Al entregarme tu amor en los actos de tu cuerpo

Tu lujuria de chivo y serpiente cabeza de gato

El potro salvaje del mediodía en la savia del bosque

Arqueaba su bondad hasta encantar los minutos

Entonces viniste hacia mí y yo fui hacia ti

Hicimos/ el amor/ nos hizo/ y la tarde estaba tibia

Y el Amor empapaba todo y a todos al rededor

Tú y yo secos sobre tu vellocino seco

Esas cosas solo a ti y a mí nos pasan

En la noche arribó una lenta ola fría de niebla y llovizna

Y ahora no sabemos cuándo acabarán los huracanes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s