Señor

Rey de Reyes

eterno desconocido sin rostro

enquistado en la presencia-ausencia de los seres

sálvanos

tenemos derecho

a probar con nuestra vara la miel

en la superficie del campo y de las cosas

Nuestras palabras no te hieren por completo

ni merman los caparazones de tortuga

nuestra suerte

cifrada en sílabas de vértigo y hechos sonorosos

En novilunio

nuestros padres lengüetearon cual perros

el agua abismal

en la sima-desfiladero

de un lado y del otro de la Peña

Cuando abismamos hacia lo inmóvil

algo se escinde

una mitosis se paladea

en el estromatolito de la ciénega

y gota a gota

somos más de siete mil millones de heliotropos

En la cornisa

para alejar a los ladrones

hay botellas de vidrio verde alga

vacías de vino

y rotas  

donde fluorecen

pedreríos de luz y golondrinas

y frotar de muslos

de un pabilo de sed austral

porque nunca nos rendimos  

Así somos señor mío

acéptanos

Adentro/afuera

en la piel-madroño-dendrita-galaxia

desconocidos

acaso hay dos ángeles que no se equivocan  

porque son bellos y bellas son sus palabras al falso enemigo

perdónalos señor

Sin duda moriremos

y a veces no comprendo tu encarnizamiento

que cierra el sentido a la tierra que tiemplorosa presagia

en el cabello que no cae al suelo

y nunca caerá en la palma de la mano

Aceptado que somos hojas de alguna arborescencia

concédenos

deshabitados aún más o menos

de vez en cuando

el relumbre del cedazo en la algarabía de las posiliminares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s