Anoche soñó que bombardeaban la ciudad,

La ciudad ardía en llamas

Y tal vez porque estuvo leyendo al paranoico Pynchon

Algo se anunciaba en el sueño de la novela que es su vida.

¿Los libros que serán, serán escritos por demonios

O serán ensamblajes resplandecientes del copy and paste?

A los pocos días, la ciudad ardía en llamas como en su sueño

Y una turba se levantó por el aumento en el precio de la gasolina.

¿El sueño sólo profetizó las barricadas y el cierre de los supermercados?

¿El sueño logró escuchar la galería de ecos en la que estamos?

¿El sueño logró descifrar el lenguaje de pánico en el que hablan las cosas?

Su niñez hasta los cinco años fue muy bonita

Hasta que entró a la escuela y entendió que era

Un inadaptado o una inadaptada como quien dice.

Ni en escuela de hombres ni en escuela de mujeres:

En la escuela de hombres eran toscos,

En la escuela de mujeres lo veían raro y cuchicheaban,

En la escuela mixta también lo golpearon.

Después vino el amor:

Primero anduvo con hombres toscos y fornidos

Luego anduvo con mujeres ojos de lince,

Pero no, no, no, no, no,

Nunca logró encajar ni con hombres ni con mujeres,

Ni siquiera yo sé si decirle él o decirle ella.

Aunque estoy convencido que existe un tercer sexo

A él/ella le asignó el sexo su mamá y el doctor:

El doctor porque dijo que había nacido un hermoso niño

Su madre porque le puso por nombre Isis

La madre de los dioses, diosa de los mil nombres.

Eso y más se refleja en sus pinturas y fotos

Y sus viajes al corazón del Valle de la Muerte

Cuando desciende a la peña del aire donde florecen las piedras

En la intersección entre la sierra madre oriental y la occidental

Y encuentra ecos de miles de almas anunciando muerte por todos los siglos.

Como Micaías sólo profetiza lo malo por venir,  

En los nueve miradores hacia el desfiladero

Y el precipicio de un pedazo de mar petrificado

En la peña del aire hace millones de años.

En sueños Isis conoce cosas que están siglos lejos,

Trae conocimiento que crece con un gusto amargo

Pero es incapaz de experimentar el presente

Y hoy las puertas del futuro se cerraron

Y hoy por azares del destino conocerá a don Alfonso, quiero decir a don Ponciano.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s