Mi madre me mandó al whatsapp un meme que dice:

Buenos días criaturitas en peligro de extinción

¿Cómo amanecieron?

                                  ¿Cómo?

¿Amanecieron?

Y está la imagen del gato silvestre

Los ojos rojos y desorbitados

Y dice:

Ya no sé si es hoy o ayer o mañana…

Es la peste y el problema del tiempo. 

Me comentaba mi papá

Ya se estaba ocultando el sol y ya entraba la noche

Estaban platicando y vieron pasar dos hombres gigantes con penachos

Y pues se quedaron mudos,

No se explicaban de dónde salían,

Hasta ya cuando iban a una distancia considerable, dijeron

“Bueno, ¿qué pasó? ¿quiénes son o qué?, ¿por qué no nos hablaron?”,

“Del Sol y la Luna el curandero tepehuano

Agarra los poderes para hacer limpias y así auyenta

A los malos ispíritus a los enfermos de brujería”.  

No sé si ya le haya contado mi hermana,

Teníamos una prima que se llamaba Alondra,

Esa muchacha era muy, muy bonita,

Blanca, exageradamente bonita.

Y se casó, entonces el marido la descuidó, le entró al pulque,

Y por la decepción de que el marido no le hacía caso,

Se quedó con una de sus amigas,

Y pues ya entrada la noche se quedó la señora ahí en su casa,

Y cuando la buscó no la encontró

Y apareció ya como a las tres, cuatro de la mañana,

Bien fría y decía “es que fui a ver a mi novio”,

“¿A poco tiene novio?”, “sí, tengo novio”, dice, “es un charro”,

Se encontraba por ahí por el pozo, en el manantial de la comunidad.

Resulta que una tarde la encontraron ahogada adentro del pozo.

Se fue con el charro. Eso es lo que se platica:

La sabiduría de los caballos ofuscada

por la rabia del ocelote

Y se agranda, y se agranda…

Hay una historia de un charro que le pegó a su mamá,

Existe un árbol de enebro donde le decimos La Loma,

Hay una capilla ahí y todavía existe el árbol,

Dicen que lo sacaron de su casa a chicotazos

Y luego lo pasearon por la calle, lo colgaron con un lazo

Ya cuando vieron que se estaba ahogando

Lo bajaron y así ya nunca volvió a golpear a sus padres.

Entonces hay la esperanza de que ese pozo de agua se llene

Para esas tierras. Esa es la esperanza, pero no ha llovido

Entonces el campo está muerto

Se van las lluvias, se están secando los cerros

Los cerros se están quedando pelones.

En aquel tiempo la gente tenía su riíto de agua,

Y la gente nos decía, “no, pus, ¿quieren agua?”,

Y me comentaba mi difunto padre que los entierros eran pasiones

A los abuelos se les enterraba separados

Porque es el abuelo viejo, el sol separado

De la abuela vieja, la luna:

Para los muertos tremoncillo y mejorana para combatir el insomnio,

Migrañas y los flatos trompetas del juicio final.

La bergamota puede dirigir a los vivos

Para devolver la fe. Para que crezcan barba y bigote

Como lágrimas de Alondra, para dar fuerza a los guerreros.

El enebro decía mi mamá que es buen abortivo

Y para las heridas y llagas que dejará la peste

Y al quemar sus raices auyenta las divinidades infernales

Y en los entierros aleja a los malos espíritus

Y duerme a la monstruosa serpiente

Y oculta a los hechiceros de la ira divina

Y en la actualidad vienen los niños al catecismo

¿Quién de ustedes tiene el dinero?

Yo nunca veo flores allá adentro, en serio que no…

Conozco a sus compañeritos,

Pero cada noche cinco pesos, hay niños que dan diez pesos,

¿Y cuántos niños son?, cien, son cien niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s