En este círculo yacen los herejes y sus secuaces que impulsaron sectas profanas . La música, como lenguaje universal, es uno de los mayores antídotos contra este espíritu sectario. Y si nosotros lo tenemos algo nos puede salvar del fuego eterno. Aquí dejo una sinfonía de Liszt inspirada en Dante y la Divina Comedia: https://youtu.be/hko1TNkgUUE Que tengan, en la medida de lo posible, un buen inicio de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s