Hace unos cuantos meses, mientras alegaba sobre temas políticos con un académico, supongo que impaciente por mis preguntas e ironías que suelen irritar a cualquiera, la persona en cuestión, me soltó esta neta:

-Es más importante la realidad que la verdad

Que gran desafío en tan pocas palabras ¿Es esto cierto ? ¿Qué es la verdad? ¿Qué es la realidad? ¿Están disociadas una de otra? ¿Por qué me lo dijo en una discusión sobre política? ¿Por qué me lo dijo a mí?

Aún no he encontrado una respuesta, ni creo que exista. Las preguntas sobre qué es la verdad y qué es la realidad, son tan generales y abstractas, que abarcan prácticamente la historia de la humanidad. Tenía razón Gramsci al afirmar que todos los seres humanos somos un poco filósofos. Tiene razón el dicho popular aquel que dice que de músicos, poetas y locos, todos tenemos un poco. ¿Quién no se ha hecho estas preguntas? Por eso, cuando nos damos el tiempo de leer a los filósofos y poetas, experimentamos una especie de reconciliación: algo hay guardado y olvidado que se despierta.

Según wikipedia, la verdad, entre otras muchas acepciones:

También el acuerdo de los conocimientos con las cosas que se afirman como realidades: los hechos o la cosa en particular;2​ y, finalmente, la relación de los hechos o las cosas en su totalidad en la constitución del Todo, el Universo.

Retomo esta definición porque me permite abordar la frase/neta a la que hacía referencia: la relación que existe entre verdad y realidad. En estos momentos, mi perra no me deja escribir porque quiere que juegue con ella. Ese hecho forma parte de una totalidad a la que llamamos universo. En esa totalidad, en este mismo instante, están sucediendo una serie de hechos imposibles de enumerar porque son infinitos, tal cual el universo. Por eso, cuando Spinoza nos dice que Dios es una sustancia infinita y a esa sustancia, también la define como naturaleza, comprendemos íntimamente su panteísmo. Desde esta perspectiva, creo que realidad y verdad no están subordinados uno de otro. En todo caso, la verdad es superior a la realidad, porque la incluye, pero es algo más. Creo que fue Goethe quien lo dijo: la belleza es superior a la verdad, porque la incluye. Ahí es donde entra el canto III de la Comedia. Así inicia:

El Sol, que con su primera calidez abrazó mi pecho, acababa de mostrarme la clara luz de la verdad, por medio de sus pruebas y refutaciones, por lo que yo, queriendo poner en evidencia el estar plenamente convencido de sus palabras, alcé la cabeza y me dispuse a hablar, pero entonces se me presentó una visión tan intensa y fascinante que al momento se desvaneció mi deseo de hablar…así me aparecieron aquellas figuras que se me presentaban delante y que parecían aquellas figuras que se me presentaban delante y que parecían tener muchos deseos de hablar: porque en esos momentos yo sufría del error contrario al de quien puso el amor de un hombre en una fuente. Al percibir aquellas formas, lo primero que apareció en mi mente era que se trataba de rostros que se reflejaban en algún espejo oculto; volví entonces la vista para descubrir las caras originales, pero detrás de mí no había nadie…

Cito hasta aquí y haciendo recorte a una buena parte del inicio. La idea sobre la verdad que nos presenta el Bardo abarca la totalidad del canto. Sin embargo, hay que detenernos un poco en la riqueza de este pasaje. El hombre que se enamora de la fuente, se refiere a Narciso, quien se enamoro de su propia imagen reflejada en el agua. Lo que le sucede a Dante, es lo contrario: los rostros verdaderos se le aparecen como imágenes reflejadas en el agua del espejo.

Spinoza es el filósofo de la Inmanencia ¿y si hacemos una lectura inmanente de este canto? ¿y si esos rostros originales a los que se refiere el Bardo son las cosas y personas que tenemos delante nuestros ojos? Esta idea sobre la verdad está más emparentada con el arte y la poesía. Pero sobre todo con la contemplación y la experiencia cósmico religiosa de la que hablaba Einstein.

Líneas arriba escribí que mi perra no me dejaba escribir. Lleva un rato durmiendo junto a mis pies. Afuera, por la ventana, veo como danza un peral por el poder del viento. Hay un manto de paz en las cosas que me rodean. En el espacio deambula el silencio apenas interrumpido por un leve y dulce piar de pájaros. ¿Y sin embargo, que efímero e insignificante parece si lo conectamos con el concepto de realidad? En este mismo instante hay millones de hechos microscópicos y macroscópicos sucediendo al mismo tiempo en el universo. Cuando logramos intuir esa conexión entre nuestro instante particular y el instante cósmico, se vislumbra el Paraíso. Para mí el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso están en este mundo. Hablo de vislumbre porque son experiencias que todos tenemos y que son difíciles de explicar. Tal vez en una sociedad futura, más justa, nuestros tres reinos estén más equilibrados y esas experiencias sean más comunes y prolongadas.

Me atreveré hacer un aporte a lo que Mandelstam llama acto sincrónico único como visión del tiempo histórico en la Comedia. Creo que el poema como totalidad, trasciende la visión temporal histórica. Por su tercera parte, el Paraíso, creo que también es una propuesta de comprensión de la experiencia espacial como acto sincrónico único. Es el que más está escrito para nosotros, las generaciones futuras a las que se dirigió. Paradójicamente en el Paraíso no hay un lugar. Es lo indeterminado, el reino de las posibilidades, aunque todo esté ordenado por el Amor.

Necesitamos recuperar la conexión del hombre con el cosmos. Con lo real, que según Crick, es lo infinitamente pequeño y lo infinitamente inmenso que nos circunda. Eso nos ayudará a dominar a Narciso, hoy el arquetipo que domina las redes sociales virtuales, buena parte de lo que conforma nuestro mundo real. Un mundo virtual, en el que al día de hoy, dicho sea de paso, no puede haber verdad, aunque el peso de su realidad lo padezcamos todos e incluso lo padezcan más quienes no tienen Internet. Para que la alianza entre verdad y realidad sea más duradera, necesitamos espacio y tiempo. Este sistema basado en la ideología del Progreso y que hoy agudiza al máximo el despojo en todos los ámbitos de la vida, no ayuda mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s