El Tlacuache Citadino: Santiaguillo. El Jinete de la Noche

Luis Espinoza Sauceda

SANTIAGUILLO. EL JINETE DE LA NOCHE.

Los habitantes del pueblo de Baca, Choix, Sinaloa seguido hablan de Santiaguillo, el legendario jinete que cabalga por las noches buscando caballos que montar y almas que lo ayuden a salvarse. Además, aseguran que quien por los llanos y lomas cercanas al arroyo de La Sabana pase a media noche lo encontrará y descubrirá, en parte, lo que aquí les narro.

Estaba mi hermano tratando de desenmarañar los crines de su caballo que no le entraba ni la daga de lo retorcidos y anudados que estaban. El caballo estaba trasijado y le temblaban las patas, como siempre de pura ley que tenía, pero no así esta vez, le temblaban de la mala noche que había pasado. Le pregunté que le había pasado al caballo y me respondió: “Santiaguillo lo trenzó”. La verdad no le creí. Pensaba ¿cómo va conseguir hacer eso? ni un humano es capaz de hacerlo y ahora resulta que un tal Santiaguillo es todo un estilista.

Con el paso del tiempo, escuché muchas historias que se cuentan de él, tanto hombres como mujeres aseguran más de una ocasión haberlo escuchado pero no haberlo visto.

Dicen que un cazador hasta el rifle perdió. La cacería de los venados lo tenía obsesionado aunque escasamente uno o dos, a lo mucho, había cazado en toda su vida. En la mañana, en la tarde, en las noches, a todas horas hablaba de los venados, no tenía una plática distinta. Se preparó, en esta ocasión duró una semana buscando huellas de los venados para ver por donde pastaban en las noches. Aunque el lugar no le agradaba mucho porque estaba en las correrías de Santiaguillo, pero si nunca lo había visto ¡cuál miedo!

Por la tarde ya casi oscuro, le pide a su tío que lo acompañe que va a cazar un venado por el rumbo de La Sabana, en un llano con sembradíos de frijol. Cansado de acompañarlo todas las noches, -no voy a ir por ahora pero no vayas allí porque se aparece Santiaguillo -le responde su tío. No hace caso, agarró su vieja carabina 30-30, la lámpara, una cantimplora con poco de aguardiente, además otro tiro por si fallaba el primero.

Sigiloso llegó al lugar, no se preocupó de qué lado soplaba el viento porque no lo había, se sentó sobre un reventón de piedras grises, se colocó la lámpara en la frente, montó tiro y se concentró, enseguida tiró la luz lentamente y no apareció nada salvo unas liebres. Así estuvo a altas horas de la noche hasta que en algún momento, lo despertó un grito ladino en la lejanía, pero muy lejano, tendió la lámpara, no seguro de lo que había escuchado y se concentró en su presa que la tenía a escasos cincuenta metros, montó tiro en el mayor de los silencios cuidando que la noche no le revelara peligro al animal, su lámpara sujeta a su frente como minero, el tiro de repuesto en la bolsa de su camisa vaquera por si hacía falta, pero los ojos del animal le rebotaban la luz y los cuernos con muchas puntas lo desafiaban.

Sabe que debe ser rápido y efectivo, lo sabrá el que a cada rato canturrea la canción, un venado lampareado es difícil de cazar pues aunque le pongan la trampa tiene experiencia al brincar. En ese lapso que el venado baja y sube la cabeza como queriendo cornear la luz, el gatillo lo siente dócil, el tiro está puesto en la frente pero un cántico de pájaros lo desconcierta por un momento, trata de concentrarse en el blanco y contener la respiración, el venado le entrega por fin la frente como resignado, el grito no es tan lejano, está en el venado. No volvió nunca más.

Ese Santiago ya está fregando los caballos Mónico, mi pobre alazán ya está relinchando, decía Ramón Torres cuando los caballos se los montaba Santiaguillo. Caballo que nadie lo montaba por reparador Santiaguillo de vez en cuando le daba sus espueleadas. Puede ser más cruel si en sus correrías hay animal persogado, amarrado de las cuatro patas lo encontrarás sin punta por dónde empezar.

Santiaguillo que nadie le ha visto su rostro, excepto el cazador, pero aseguran que un grito ladino o chiflido es, que se hace acompañar de una bandada de pájaros de la noche, cantadores de lo más extraño. Él, montado en caballo negro los va arriando, usa unas espuelas de plata, cuando se está cerca se escucha el sonsonete de las ovillas, la cara siempre oculta con su pañuelo. El caballo es tan bueno que vuela por el aire, recorre kilómetros en segundos, a veces cuando no encuentra a personas, se desespera y trenza las crines de los caballos. También cuando no encuentra gente ni caballos en sus correrías se acerca al pueblo a gritarles, mientras tanto en los llanos de la orilla del río se da gusto montando los mejores caballos y trenzando.

Sobre él pesa una maldición. Desobedeció a su madre cuando aquella tarde le dijo no vayas al baile hijo porque te han de matar. Él se negó a obedecer, se amarró sus mejores espuelas y montó su caballo retinto, antes de llegar al baile, con todo y caballo lo derribaron a balazos. Desde entonces, su alma anda en pena, por las noches sale a buscar gente que sepan de él para que le ayuden a salvar su alma, por eso cuando en su correrías no encuentra se le oye en las noches gritando por las lomas y llanos del pueblo.

Los Coyotes de la Política: ¡LOS PERFILES GUINDAS DE HIDALGO RUMBO A LA SILLA!

Aldo Suah

Nos encontramos a medio año de comenzar la gran coyuntura política de nuestro Estado, y es que en 2022 los hidalguenses elegirán  a quien será su próximo líder del Ejecutivo, muchos son los que ya han levantado la mano, pero que pocos sabemos quienes tienen grandes posibilidades.

Empezaremos partiendo haciendo un análisis no de fondo, pero si apegado a lo tangible; Julio Menchaca es actor político no en presencia, pero si ante la posición que tiene, la Senaduría lo ha afianzado como uno de los hidalguenses destacados a Nivel Nacional , desconociendo su recorrido en el Estado, es sin duda un personaje que ante el fracaso de operar políticamente en N.L. será quien buscará tener una posición para pelear la gubernatura.Francisco Xavier parte ya desde una posición distinta, la Diputación que logró derivado de la victoria que obtuvo MORENA en el Estado, le servirá el tener una gran plataforma para mostrarse y hacer lo que bien hace, ser esa pieza incómoda en el tablero de ajedrez del Gobernador actual Omar Fayad, teniendo un conflicto personal que se atañe a ya varios debates políticos anterior, desde la bancada morenista será esa su estratégia para mostrar su labor y experiencia.Lidia García que por segunda vez repite curul en San Lázaro representando a Hidalgo, ha demostrado que a grandes adversarios puede mandarlos a la lona, y es que se dice fácil, pero el ganarle al viejo régimen por segunda vez, es de observarse y de mérito, su grupo político se encuentra más fortalecido derivado de la elección que vivimos.Guillermo Ochoa llega a arruinar los planes de tal vez un titán, el Verde Ecologista se ha convertido en una ventana de acceso al partido guinda, sin duda trabajará para destacar y ser un Candidato apoyado por aliados del viejo régimen, la tarea será potencializar su trabajo político en la Entidad.

Israel Félix será quien posiblemente pueda llegar al Partido Verde derivado de que Carolina Viggiano haya sido beneficiada derivado de la cuestión de elección de género por parte del PRI. El marketing bien elaborado, más sus aliados que poco a poco ya operan a su favor en distintos partidos, el apoyo que le ha brindado a varios candidatos de distintos partidos de Hidalgo, empezará a cobrar factura para empoderarse, sumado más aún el respaldo del mandatario del Ejecutivo Estatal actual.

Se hablaba mucho del hasta ahora actual Secretario de Hacienda Arturo Herrera, y que por disposición directa del Presidente AMLO, le encargaba de manera puntual Hidalgo, pero que en pocos días se desvaneció al tomar las riendas del Banco de México, labor que será otro gran desafío para el Secretario.Varios faltan en esta lista que ya han levantado la mano, pero que ante el carecer de una plataforma política, organización y aliados será complejo el construir a estas alturas del partido, el ser una pieza de peso para competir seriamente a la gubernatura hidalguense, esa será la labor de cada uno de ellos.–

El Tlacuache Citadino: Aguas arriba, aguas abajo: Baca, Choix, Sinaloa, Centro Cultural

Guadalupe Espinoza Sauceda

                             

AGUAS ARRIBA, AGUAS ABAJO: BACA, CHOIX, SINALOA, CENTRO CULTURAL

 

A lo largo del tiempo y a la orilla del río Fuerte, se mantiene Baca como el único de los tres pueblos de la nación de los Sinaloas que aún pervive. Toro y Sinaloa (o Sinaloíta o Cinaro), río abajo, ya no existen. El otro pueblo de la misma nación, Baymena, está a las orillas de un gran arroyo.

No obstante, los nuevos tiempos del capital lo han amenazado. Primero la hacienda de Lamphar que se montó a escasos cuatro kilómetros aguas arriba en la comunidad de Agua Caliente en tiempos del porfiriato, donde se plantó agave y aún se ven rastros de los hornos a las orillas del arroyo que atraviesa la comunidad de la vinata que ahí había y de los restos del casco de la hacienda con sus palmeras de taco. La hacienda afectó tierras de los nativos de Baca y comunidades aledañas.

El segundo momento es a mediados del siglo pasado con el trazo del ferrocarril Chihuahua al Pacífico, más conocido como el Chepe, aunque el proyecto ya venía desde el porfiriato con los planes de Albert Keasy Owen, de conectar Nueva York con el Oriente a través del puerto de Topolobampo trazando una línea férrea desde Ojinaga, Chihuahua que uniera el sureste de Estados Unidos y a su vez salir hasta Topolobampo atravesando la Sierra Madre Occidental en los estados de Chihuahua y Sinaloa y desde ahí embarcar las mercancías.

Este proyecto le cercenó tierras al ejido de Baca, al pasar por ambas mesas de tierra colorada, a las márgenes del río Fuerte, aunque la mesa que está por el lado de Baca, desde el punto el vista legal, era herencia de Lamphar a una persona que oí mentar como Carmen, pero que al final esas tierras en los últimos repartos de la reforma agraria pasó a ingresar a la superficie del ejido de Toypaqui, ejido vecino a Baca, que terminó vendiéndolas a un nuevo prominente político y empresario de la cabecera de Choix.

Con el trazo del ferrocarril Chihuahua al Pacífico se crearon pueblos efímeros o satélites al calor de la bonanza del empleo en Ferrocarriles Nacionales de México (Ferronales), como La Mesa en Agua Caliente, donde estaba la estación del Chepe, y también en Loreto estación Loreto. Hoy La Mesa al privatizarse Ferronales está despoblada y estación Loreto a duras penas se aferra a no desaparecer.

La afectación por el trazo del ferrocarril a las tierras del ejido de Baca el gobierno federal aún no termina de indemnizarlas del todo, pues se debe el lado de la margen derecha del río, precisamente desde donde estaba la estación en La Mesa, hasta donde sale por el rumbo del Chorohui la línea férrea.

Esta modernidad a Baca lo afectó porque los polos de desarrollo fueron otros. Agua Caliente de Lanphar creció, a la par que ahí estaba el cruce del río en el pango, abajito del gran puente del ferrocarril, lo mismo que la comunidad de San Javier a donde una parte de los pobladores de Toro se fueron y que también lo comunicaba con Estación Loreto. Aguas arriba, aguas abajo a Baca le cerraban la pinza política-económica y se le pretendía estrangular, aunque nadie lo reconociera abiertamente.

En seguida del ferrocarril vino la gran obra hidráulica del Mahone o presa Miguel Hidalgo y Costilla afectando también tierras del ejido y quitándole población que se fue a Juan José Ríos y Bachoco en su mayoría en el Valle del Fuerte que este gran río irriga y da prosperidad, un río que permanece limpio y que no está contaminado. Al ejido de Baca con la presa Miguel Hidalgo el gobierno federal le expropia tierras, las aledañas al río, pues hasta ahí llega la cola de la presa del Mahone, incluso llega hasta los pilares del puente, y se sabe que está ahí la presa cuando el agua ya no corre, se queda quieta, serena, en remanso.

Un cuarto momento de afectaciones al hábitat, territorio, economía y región cultural de Baca es con la construcción de la presa Huites o Luis Donaldo Colosio Murrieta, eso fue en la última década del siglo pasado, para controlar las avenidas del río Fuerte y llevar agua y energía eléctrica al vecino estado de Sonora.

Mientras a la comunidad de Agua Caliente de Lamphar o de Baca le instalaban servicios como la clínica del IMSS, secundaria y preparatoria, lo mismo que a San Javier, al pueblo de Baca se le relegaba, dejado a su propia suerte. No obstante, Baca ha sabido salir adelante y mantenerse como una especie de centro cultural e identitario de la nación de los Sinaloas, además de dar decenas de profesionistas en diversas ramas y disciplinas del conocimiento.


Para rematar, de la cabecera de Choix a la comunidad de San Javier, se pavimentó primero de Choix a Tabucahui y después de esta comunidad a San Javier en últimas fechas, mientras a Baca se le deja la brecha de terracería, dejando que se ahogue en su propio rejuego interno.


Baca es un pueblo viejo e histórico que merece un mejor futuro, y que se le reconozca su cultura y espacio identitario. La moneda está en el aire.

El Tlacuache Citadino: Vida espiritual del pueblo de Baca, Choix, Sinaloa

Luis Espinoza Sauceda

VIDA ESPIRITUAL DEL PUEBLO DE BACA, CHOIX, SINALOA

Ahora que cada vez menos hombres y mujeres caminan por las veredas de los montes, hoy que el río es menos caudaloso, en estos tiempos que difícilmente los arroyos y aguajes retienen agua por toda la temporada, con admiración y gracia recuerdo las creencias de mi pueblo.

La huitlacoche, vamos a hacer fiesta

Para las familias que están tristes o tienen mucho tiempo que no reciben la visita de un amigo a familiar, la huitlacoche al alba canta la llegada de una visita muy esperada. Son albricias, alguien nos va a visitar –decía mi mamá-. Se posa en los arboles del patio y desciende a la tierra que picotea, acompañada de su inquieto canto. Es la señal a la familia para preparar una comida especial de recibimiento a la visita tan deseada. La huitlacoche, así se llama un son de los matachines que tanto gusta a los danzantes de mi pueblo, en alusión a esta ave encantadora.

El peyote, suerte divina

Representa el amuleto más preciado. Más que observar los tiempos y cuidar para donde sopla el viento, el cazador siempre está buscando la omnipresencia, el don divino de saber encontrar al venado. Aunque difícilmente el cazador de temprana edad lo obtendrá, puesto que para obtenerlo deberá cazar muchos venados hasta encontrarse con su suerte. Quizás por eso, el cazador siempre es muy discreto cuando consigue cazarlo. El peyote, se dice que se constituye de una piedra de color transparente o de diversos colores que el cazador debe resguardarlo en una bolsa de cuero, con discreción y perspicacia porque es su suerte. De aquí viene el dicho, cuando una persona tiene mucha suerte le refieren: parece que tienes peyote. Además, el venado está inmortalizado en la danza de estos pueblos indígenas del norte.

La culebra azul, corriente de agua

Los lugares donde existen aguajes se cree que existe una culebra muy grande que atrae el agua en cada uno de ellos, que hace en aguas y secas –como comúnmente se generaliza todas las estaciones del año– se mantenga abundante. Siempre recomiendan  respetar la vida a la madre del aguaje. Aunque también se pinta en el cielo para llevar lluvias torrenciales.

El tapacaminos, ave de mal agüero

No existe peor desgracia que encontrarte por la vereda un tapacaminos; lo mejor es no continuar tu paso, regresarte al lugar de donde se salió porque de atender la intención, se espera la enfermedad o la muerte de un familiar o ser querido. Es un ave de tempestades, nocturna por naturaleza, se revolotea en el polvo de la tierra y a paso ágil te seduce para conseguir tus pisadas. Es posible que únicamente la conozcas por pláticas.

El tecolote, encarna un mal puesto

El temor nocturno para toda persona está en que por la noche llegue a tu casa a cantar el tecolote, que explica bien el refrán que “cuando el tecolote canta, el indio muere”. Está vinculado al hechicero, al agorero que por las noches se acerca a la persona que desea anunciarle que algo malo está por pasarle en la vida, como es la enfermedad o la muerte.

El guaco, ave de la lluvia

Después de temporadas de sequías, se espera con ansias el canto de esta ave de paso, que se cree desciende de la sierra, como avanzada, para anunciar la llegada de abundantes lluvias y la estabilización de los ciclos. Únicamente se conoce por su pregón: guaco.

El Camanteopo, cuna del pascola

Siguiendo los lugares sagrados para los pascolas están las riberas del río Fuerte, precisamente uno de ellos, conocido como Camanteopo, donde se iniciaban los que de verdad querían poseer la magia de la fiesta. De acuerdo a los antecedentes de los últimos viejos de la fiesta, siempre estuvo a cargo de un solo líder (el viejo), el encargado de sacar la iguana en las fiestas en el pueblo. (Para abundar más sobre el tema se puede consultar el link: http://riodoce.mx/cultura-arte/los-camanteopos-en-la-cosmovision-yoreme).

La vida espiritual del pueblo de Baca es grande y basta, que abreva en sus tierras y aguas y espacios míticos, pueda que espere el canto del huitlacoche o salte el escurridizo venado.

Los Coyotes de la Política: Denle todo el power, ¡Salgamos a las Calles!

Hidalgo a pesar de que se encuentra en el top 10 de los Estados de la República con mayor participación ciudadana electoral a la hora de elegir a Presidentes de la República, de acuerdo a estadísticas anteriores electorales, la voluntad de elegir a nuestros representantes de ambas Cámaras, Diputados Federales y Locales baja dicha conducta en nuestra Entidad, siendo este reflejo de apatía, desconocimiento del Candidato, mala representación de las anteriores legislaturas en general, en fin, un sin número de argumentos que desmoralizan el salir a las Calles a elegir a nuestro criterio la mejor elección y el mejor proyecto para nuestro Estado y Localidad.

En la tabla que se muestra arriba, confirma el hecho de que cada qué hay elecciones para elegir a nuestros Diputados Federales, la participación ciudadana baja; ahí la importancia de tomar con gran relevancia este próximo 06 de junio y razonar nuestro voto, informarnos de manera verás y no con campañas negras que sólo desinforman al electorado, que a aquellos que simulan trabajar día con día con grandes inversiones en publicidad en redes sociales, grandes espectaculares, y portadas de revistas que ascienden a no más de $45,000 pesos, todo esto con una población no informada nos podemos dejar llevar por la infoxicación, todo esto sin todavía sumar el factor de la compra de voluntades a la hora del ejercicio democrático, el acarreo de personas, el invitar a los vecinos a desayunar, regalar las ya famosas despensas, el pagar con más de $1000 pesos para representar al partido tricolor en casillas, en fin; un sin número de artimañas que hacen nivelar la balanza e imponer Candidatos donde sólo se ratifica que, la voluntad del pueblo en Hidalgo en ocasiones no siempre sale vencedora.

INFOXICACIÓN: Ella tiene su nicho de cultivo principal en Internet. El término inglés para la infoxicación digital es “overload information”. Son muchos los medios digitales que nos bombardean con información: blogs, redes sociales, buscadores, etc.
Aldo Suah Islas RuizPolitólogoIntegrante de la UBAP

El Desfanatizador: Prietos en aprietos: ¿y la 4 T?

Prietos en aprietos: ¿y la 4T?

Edgar Iván Roldán Cruz

Email: rcruze@gmail.com

A pocos días de efectuarse la jornada electoral del 6 de Junio, y teniendo como antesala al menos cinco esfuerzos por construir imaginarios/tendencias de los próximos resultados (por orden de seriedad/confianza: Oraculus, El País, Latinus-Reforma, Massive Caller, y las del mal llamado cuarto piso), surge la necesidad de enlistar ciertas condiciones iniciales y en proceso que vive el partido dominante nacional pero en la realidad hidalguense:

Factores iniciales

  • 5 municipios ganados en el pasado proceso electoral municipal 2020 (Tenango, San Salvador, Jacala, Tizayuca y Actopan), según el pueblo bueno/sabio, algunos con la venia y/o recursos por parte del gobierno dominante y otros con el apoyo de la estructura universitaria. Empero en suma todos ellos apenas representan el 60 por ciento del total de votos (30 mil) del ex candidato municipal a la capital hidalguense. MORENA no registró nueve propuestas municipales, paradójicamente en regiones que han definido la rentabilidad política del partido dominante estatal.
  • Comité Estatal desmembrado y desmovilizado, no sesiona sin la venia del omnipotente y omnipresente “delegado nacional” (violentando los estatutos que regulan). Aún no se trasparentan los 19 millones de pesos asignados en el pasado proceso electoral
  • Casi todos los ex candidatos municipales tuvieron limitado apoyo jurídico y económico en las etapas del proceso electoral; en el mejor de los casos cubrieron el 50 por ciento de cobertura en casillas.

Factores en proceso

  • Cerca del 40 y 50 por ciento de los candidatos a diputados locales y federales respectivamente, obedecieron a un grupo dominante universitario (dejando a militante y/o simpatizantes como plato de segunda mesa: suplencia en el mejor de los casos) en contubernio con los súper delgados, mini dictadores y/o recalcitrantes. Dicen el pueblo bueno/sabio: existen estructuras vende espejos, presumen más de lo que tienen.
  • Las estructuras de los COTS y Defensa del Voto (según el pueblo bueno/sabio, en algunos distritos ambas estructuras funcionan como bolsa de trabajo unifamiliar) desvinculadas (de más a menos en este proceso) con la estructura del candidato local y/o federal. Ambas estructuras finalizarán sus trabajos días antes del 6 de junio (MORENA, el partido de los momentos).
  • La definición de dos corrientes unificadas visibles antagónicas: los universitarios, súper delegados, mini dictadores, recalcitrantes y “delegado nacionales”, y en el otro extremo las bases, simpatizantes, fundadores, trabajadores, obreros; todxs ellos guiados por el ex candidato y ex candidata más votada en la pasada elección municipal de MORENA.

En suma (ponderando las estadísticas y la opinión del pueblo bueno/sabio) se vislumbran 3 victorias de 7 a nivel federal, y menos del 20 por ciento a nivel local. Peor aún, ya se cocina con la venía de algunos morenitas la modificación/cambios a la Ley Orgánica que posibilitaría eliminar la rotación de la mesa directiva del congreso local.

El Tlacuache Citadino: Curanderos, males y remedios en mi tierra

Guadalupe Espinoza Sauceda

CURANDEROS, MALES Y REMEDIOS EN MI TIERRA

En todos los pueblos existen saberes locales o conocimiento tradicional, medicina, herbolaria, hueseros y más, que son administrados por los brujos, hechiceros, chamanes, rezadores, curanderos, sobadores, etcétera. Conocimiento milenario que adquieren del interactuar día a día con su entorno y que se guarda en la memoria colectiva, el cual es tan válido como el occidental y que en algunos casos es más efectivo, práctico y barato. Muchos de estos curanderos, hechiceros y chamanes sanan con la mente, con el poder de la psique. Conocen la piscología del ser y del estar, de los astros y la naturaleza y claro, el conocimiento de ellos es muy importante pero también depende de las ganas que tenga el paciente de aliviarse. Baca (municipio de Choix, Sinaloa) no puede ser la excepción en este tipo de prácticas dado su origen y el tiempo que tiene de existencia, puesto que es un pueblo prehispánico.

En Baca era muy común oír decir que hay males puestos, hechizados, mal de ojo, etcétera, y que había que buscar brujos, sobadores, saurinas para que nos curaran o nos quitaran el hechizo; algunas veces los lugareños, enfermos y familiares, buscando curación, se iban a otros pueblos donde había personas con este tipo de poderes especiales, visitando diferentes localidades en el valle del Fuerte o en el valle del Mayo, en el vecino estado de Sonora. En mi caso afirman mis padres que de niño me mordió un perro con rabia y como en la comunidad de Capomos, municipio del Fuerte, había quien la curaba, me llevaron y me dieron de tomar un agua o brebaje especial para su cura (la inyección que se pone ahora a la altura del ombligo tiene que ser antes del mes o de luna nueva para que no se manifieste la rabia), y bueno, aquí ando todavía.

El efecto de la luna en los individuos y la naturaleza es muy importante, mi padre tiene conocimientos sobre ella, por ejemplo, sabe cuándo cortar madera o cuándo los animales van a parir; la madera se corta en cierto tipo de luna, aunque dice que todo el tiempo se puede cortar, pero después de las 11 horas, ya que le haya bajado el agua al palo o a la planta, para que no se apolille, y así por el estilo.

Sabe también cuándo va a llover, y esa premonición no le falla nunca. Recuerdo  una vez que andábamos desyerbando ajonjolí en el mes de agosto en un cerco que tenemos muy cerca de la comunidad de Los Chinitos y a la orilla del Río Fuerte, estaba haciendo un calorón sofocado, andábamos sudando desde la cabeza a los pies, y mi papá me dijo: “Volteando el sol va a llover, así que apurémonos para irnos a la casa”. Dicho y hecho, en cuanto volteó el sol empezó a llover, y nosotros nos pusimos los hules y nos marchamos al pueblo. Todavía le digo a mi compañera cuando está haciendo mucho calor sofocado en Guadalajara, al rato o amaneciendo va a llover, y aunque yo me voy a ir, te voy a llamar para preguntarte si llovió –le digo-, y llamo para preguntar y me dice: “Sí llovió”.

Muy frecuente escuchaba también que había empachados, con la mollera caída o con la tripa ida, a todos estos males había que sobarlos e ir con las curanderas o chamanes. Recuerdo que mi nana María Valenzuela sobaba y era muy común en mi casa que mi mamá arriba del zarzo tuviera enjundia en un frasco de esos de pimienta, casi pegando con el hollín del techo de palma, porque en ese tiempo se cocinaba con pura leña y los techos y las paredes de las cocinas estaban negras por el humo. La enjundia era de gallina y mejor si era de iguana de palo. La enjundia es un tipo de grasa de la cola de las gallinas, no es una grasa cualquiera, es especial, quizá por lo caliente. Se usaba también para la tos de los plebes que casi siempre uno de mis hermanos estaba enfermo, se la untaban en el pecho y en la espalda y santo remedio.

Las curanderas o sobadoras, antes de empezar a sobar la derretían en el sartén. Veía como mi abuela ya que se derretía la enjundia metía dos dedos en el sartén y se untaba y con eso sobaba, a los que tenían la mollera caída le metía los dedos en la boca y les subía el paladar, porque lo tenían caído, esa era la mollera caída, cura que se complementaba con la jalada del pelo de arriba de la cabeza y con eso se les aliviaba la diarrea continua que tenían.

Otro mal muy recurrente era el empacho, en este caso sobaban el estómago (la panza) para bajar las tripas, porque el empacho es como una parte de la comida que se queda pegada en la boca del estómago, y como está descompuesta, echada a perder, sigue descomponiendo todo lo que cae o va pasando hacia el estómago.

Y la famosa tripa ida que es más bien originada por un susto o emoción fuerte, el intestino se contrae y se pega o adelgaza y lo soban en especial en el vientre bajo muy cerca de la ingle para normalizarlo, para que tenga fluidez. No es realmente que la tripa se hubiera ido o salido, como creíamos nosotros.

Otro remedio casero del que me acuerdo era cuando nos picaban las hormigas coloradas o los jóboris (especie de hormiga menos común, del mismo tamaño, pero muy brava, tienen la colita guinda o negra y la cabeza roja) y que en mi tierra hay muchas por lo arenoso y propicio del lugar. Es muy común que en los solares hubiera hormigueros y las hormigas llegaran hasta el patio de la casa donde andábamos jugando de niño y que nos picaran, el dolor era intenso y nos poníamos a llorar. Nuestros padres recuerdo que inmediatamente corrían a cortar un manojo de hojas de un matorro llamado matanene o pajosos de burro y los pusieran a calentar en el comal de la hornilla. Por lo regular las picadas eran en los pies o en los dedos. Buscaban una bolsa de naylo y metían las hojas y pajosos y un poco de vick vaporud y ahí metíamos el pie y amarraban la bolsa, en lo caliente, -decían- que para que sudara, se abrieran los poros y se saliera el veneno.

El jóbori era más difícil porque este se subía y recorría la pierna y donde lo aplastáramos con la tela del pantalón ahí nos picaba. También nuestros padres nos recomendaban que nos amarráramos un trapo o mecate arriba de donde nos había picado para que no se nos subiera el dolor y funcionaba, el dolor ya no subía.

Estos son ejemplos donde la sabiduría y filosofía del pueblo se hacen presentes y perviven aún en nuestros días y aunque muchos renuncien a su uso y digan que es tradicionalista y antimoderna, sigue viva, atesorada por sus guardianes en los pueblos.

Los Coyotes de la Política: Las alianzas partidistas: un parte aguas de la carencia de ideología

Para obtener el poder, hay que hacer alianza hasta con partidos qué tal vez no representan para nada lo que ellos siempre han defendido, un sin número de valores y principios que en teoría, distinguirían de un partido con otro.
La crisis de legitimidad y credibilidad de los partidos políticos se ha encarecido en estos últimos años de manera grave, y eso lo reflejan incluso los representantes quienes abanderan un proyecto con un combo de dos o más partidos, que según ellos, empatizan en un objetivo en común, coincidir con ideas, acciones y estrategias que encaucen al beneficio público; pero esto en la práctica no es así, nunca nos habíamos imaginado la alianza PRD-PAN ó PRI-PRD y en discutidas e incluso declarados por muchos años ante la historia asambleísta de nuestro País, un PAN-PRI con un solo fin, el convertirse en una verdadera opción llena de valores, proyectos y objetivos en común.
Derivado de la apatía y la falta de eficacia de nuestros representantes públicos, la corrupción, impunidad, incapacidad de poder consolidar al progreso y desarrollo de una región de nuestro País, literal se ha agravado en el voto útil.
La gente ya no cree en los partidos políticos, ya no cree en los discursos, no cree en la buena voluntad a principios de campaña de un Candidato, se inclinará por la persona que encabece dicho proyecto, aquel que sea popular, aquel que bien o mal tenga un trabajo en su comunidad, que sea famoso o “Influencer” que tenga esa capacidad de empatía a su público objetivo, que caiga bien, que tenga buena imagen, y que no sea un llamado “chapulín”y que bien o mal, tenga la capacidad de no contestar una pregunta con esa gran capacidad de evadir la respuesta, o la de resolver adecuadamente los cuestionamientos.
Las alianzas partidistas a mi consideración, sirven para recaudar aquellos votos que perdieron en el transcurso del tiempo, sirven para logran un fin, ganar de cualquier manera y a toda costa dejando a un lado aquellos principios que le dan identidad a una Institución ó Movimiento, le restan lo genuino, le restan lo esencial, el valor; y solo confirman lo dicho, limosnear votos para ser la fórmula ganadora y disfrazada.

Aldo Suah Islas Ruiz

Politólogo

El Tlacuache Citadino: LAS GUERRAS DEL PUEBLO YOREME Y SU LÍDER FELIPE BACHOMO

Guadalupe Espinoza Sauceda

Las prácticas y rituales religiosos manifiestan el pensamiento y vitalidad de los pueblos yoremes. Están presentes en sus calendarios religiosos pero también en los hechos de guerra y defensa de sus pueblos desafiados desde siempre por los turbulentos derroteros del país. El hecho de poseer tierras fértiles, abundante agua y un privilegiado acceso al mar, los convirtió en enemigos de los norteamericanos Albert Kimsey Owen y Benjamin Francis Johnston y a un grupúsculo de yoris terratenientes venidos de menos a más, aliados del régimen porfirista.

La historia de despojo de sus tierras y trabajo forzado es larga en el Valle del Fuerte. Su conquista hasta nuestros días parece no terminar, sin embargo, sus líderes durante la guerra revolucionaria desaparecieron tras la consumación de la pena capital del General Felipe Bachomo, en Los Mochis, el 24 octubre de 1916, donde fue fusilado.

Con el villismo los yoremes construyeron una alianza estratégica, pues los convencionistas habían perdido el centro y sur del país, y para reponerse buscaban o tomar Sonora, la cuna de los Generales que habrían de encumbrarse en el poder. En esa situación, punto importante para el villismo era tomar el estado de Sinaloa bajo la dirección del general Juan Banderas, originario del pueblo de Tepuche, de los primeros maderistas en el estado, después zapatista y villista, y su segundo de a bordo del general Orestes Pereyra. El general Pancho Villa pretendía tomar Sonora y Sinaloa para desde ahí relanzar una guerra de movimientos contra los constitucionalistas, él mismo encabezaba las tropas a Sonora. Otro contingente menos numeroso lo puso bajo el mando del general Juan Banderas, que bajaron por la sierra de Chihuahua a Sinaloa, tomando la ruta de la capital, pasando por Creel, San Juanito, Cuiteco, Urique y al mineral Lluvia de Oro, un camino bastante accidentado pues implicó atravesar la Sierra Madre Occidental.

El control de los dos estados significaba para el villismo hacerse de una buena base de aprovisionamientos, así como abastecimiento de armas y parque con los Estados Unidos y sobre todo dar señales de fortaleza militar. No obstante, al final, tomar ambas entidades y reunirse con el maytorenismo les fue imposible. A partir de este momento las fuerzas de Villa dejaron de ser un ejército regular para convertirse en una guerra de guerrillas.

Los años de guerra mantenían a hombres, mujeres, niños y niñas yoremes en el monte cerca de sus pueblos. Una espera aletargada por la posesión de sus tierras. Ellos no querían pelear fuera de su territorio. A Felipe Bachomo hubo dos cuestiones que lo convirtieron en el líder más capaz para dirigir a los pueblos yoreme-mayo en la batalla: su trayectoria militar dentro y fuera de su territorio, además de caracterizarse por su entereza moral y religiosa en las festividades de su pueblo.

El reconocimiento como líder de guerra “missiyowue” (gato mayor), Felipe Bachomo lo recibió una noche a finales de 1913 en el pueblo de Camayeca por el Consejo de Mandones de los pueblos yoremes, en un ambiente lleno de rituales y ceremonias religiosas. A partir de este acto los pueblos estaban en guerra y Bachomo se convertía en el líder indiscutible de los pueblos yoremes ahí presentes. 

La correlación de fuerzas sin agresiones entre yoris y yoremes se mantuvo a pesar de que ambos bandos estaban preparados para la guerra. Los yoris viraron al constitucionalismo viendo posibilidades de salvación a sus intereses económicos y políticos. Los yoremes se sumaron al villismo buscando obtener la devolución de sus tierras.

El villismo rompió con ese estado de orden, con la pax revolucionaria. Las fuerzas villistas al mando de los generales Juan Banderas y Orestes Pereyra a su llegada por el municipio de Choix convirtieron el Valle del Fuerte en una zona franca de guerra que hasta ese momento parecía una guerra pactada, donde Benjamin Francis Johnston y demás terratenientes obtenían ganancias jamás antes logradas, a la vez que incorporaban al capitalismo pleno esa fértil región del norte de Sinaloa.

La guerra se extendió como un relámpago, breve y terminal por el norte de Sinaloa. A fines del año de 1915 los villistas fueron derrotados por las armas enemigas, cayendo el general Orestes Pereyra en El Ranchito. Las fuerzas del constitucionalismo se enfocaron a controlar el territorio de los yoremes mayos. Fue así como todo parecía indicar que Felipe Bachomo trataría de evitar el suicidio de sus pueblos en la guerra, retirándose a Sonora para desde allá reorganizarse y proseguirla.

Lo que siguió fue la peregrinación de Felipe Bachomo que, el 5 de diciembre de 1915, en el pueblo de Movas, Sonora, junto con el general Juan Banderas, se entregó a las fuerzas constitucionalistas a las órdenes del Coronel Guadalupe Cruz, que a su vez respondía ante el General Madrigal. Cuando Felipe Bachomo se entregó llevaba bajo su mando doscientos camayecas, su guardia personal; su tropa las constituían más de cinco mil yoremes y algunos yoris que los había licenciado en La Viuda, municipio de Choix en su repliegue hacia las partes altas del macizo montañoso buscando llegar a Guaymas para encontrarse con el grueso de la columna villista que se batía en la última batalla en Agua Prieta y Naco.

En su retirada de Jahuara a La Viuda el General Juan Banderas le extendió a Felipe Bachomo el nombramiento de general de indios, con lo cual reconoció su importancia militar, ya que hasta entonces, entre los yoris tenía el grado de Capitán Primero. Con el nombramiento el general Juan Banderas le daba el poder suficiente y aumentaba su capacidad de maniobra para superar la difícil situación militar en que se encontraban.

Su entrega a las fuerzas constitucionalistas fue una especie de rendición pactada porque de inmediato recibieron el indulto por parte del General Enrique Estrada. Los llevaron primero a Guaymas y de ahí a Mazatlán, después los transportaron por barco a Manzanillo y posteriormente en tren fueron a Guadalajara. Al general Felipe Bachomo no le hicieron válidas las garantías de respeto a su vida que acordó con los carrancistas, en esto tuvo que ver mucho la presión internacional que ejerció el consulado estadunidense en Mazatlán por la muerte de José Tays, radicado en San Blas pero que tenía la nacionalidad americana.

De Guadalajara el general Felipe Bachomo fue llevado a Mazatlán donde se le formó un Consejo de Guerra, para finalmente trasladarlo a Culiacán, donde la sentencia de muerte ya estaba dictada de antemano por los delitos de rebelión y robo, pidiendo los terratenientes del norte de Sinaloa que fuera fusilado en Los Mochis, como escarmiento para los demás yoremes, pues para ellos no se trataba de matar a Felipe Bachomo sino lo que representaba, la reivindicación yoreme de los derechos históricos sobre la tierra que éstos tenían y a los que nunca han renunciado desde la llegada de los españoles a su territorio. En Sinaloa el jefe de armas era el general Ángel Flores, militar que nunca se caracterizó por ser agrarista o estar con las causas más sentidas del pueblo. Puede decirse incluso que Flores fue un enemigo de los campesinos e indígenas, quien tenía órdenes del general Álvaro Obregón, Secretario de Guerra y Marina; además otro general sinaloense en la ciudad de México, Benjamín Hill, asumió como suya la causa contra Felipe Bachomo, pese a ser de la misma región, pero Hill era de la clase de los terratenientes.

El gobierno revolucionario le perdonó la vida al general Juan Banderas pero no al general Felipe Bachomo. Su vida militar de 1907 a 1915, primero con los maderistas y después contra el gobierno de Victoriano Huerta no le valió ante quienes juzgaron como en la época de la colonia a otros líderes indígenas. Dejando claro la exclusión de los pueblos indígenas en la nueva configuración del orden económico y político del México revolucionario. En el libro El otro México, Ricardo Raphael, viene a remachar el clavo aduciendo por la forma en que se dieron los hechos que al general Felipe Bachomo lo fusilaron por yoreme y porque su facción perdió la guerra. En su visión política y alianza estratégica durante la revolución no se equivocó, más bien fue la correlación de fuerzas tanto en el país como la injerencia norteamericana la que decidió su suerte.

La detención del general Felipe Bachomo regresó a los yoremes a sus pueblos sin entregar las armas. La guerra no terminaba. Mientras los generales constitucionalistas buscaban cómo juzgarlo, se reunieron hombres y mujeres en el mismo lugar en el que años antes habían nombrado al líder de guerra, ahora para discutir los derroteros de sus pueblos en la guerra y la ausencia del missiyowue. La discusión fue compartida de esperar su regreso o nombrar a un nuevo líder militar, otro missiyowue. Pero se negaron a un nuevo nombramiento.

La muerte del general Felipe Bachomo, estuvo acompañada por la persecución que alcanzó aristas inusitadas como el destierro de muchos yoremes, el cambio de apellidos y el ocultamiento de la verdadera tumba de su líder que revelan después de cien años que se encuentra en Buyakussi, lugar donde nació.

Los agravios no terminan. El despojo de tierras continúa en los pueblos yoremes a través de los nuevos proyectos de desarrollo y de expansión del capital. Curiosamente el más reciente fue un gasoducto que se inserta en su territorio en forma paralela a las vías ferroviarias (que conectan a Sinaloa con Chihuahua) hasta llegar a Topolobampo, dando vitalidad al proyecto trazado por los primeros norteamericanos avecindados en estas tierras, que se viene a sumar a la venta de tierras en unos casos, pero también al rentismo en otros.

Ruralidades: ¿Qué podemos aprender de aquellos paradigmas de vida que se catalogan como “incultos”, “bárbaros” o “retrasados”?

¿Qué podemos aprender de aquellos paradigmas de vida que se catalogan

como “incultos”, “bárbaros” o “retrasados”?

Parte 2

Por Miguel Carrillo Salgado

Como ya mencionamos en la entrega anterior, quienes son catalogados como “incultos”, “bárbaros” o “retrasados” han tenido la capacidad de sostener la biodiversidad que ofrece servicios ambientales y que son fundamentales para la vida a nivel global; no obstante, también tienen otra capacidad, y es la de alimentarse a sí mismos y a terceros a través de la producción agrícola y pecuaria en su histórica asociación ecológica con los territorios.

Según fuentes oficiales, las persistencias campesinas indígenas en México “generan 54 por ciento de la producción de alimentos en México, así como el 80 por ciento del empleo contratado y pagado se genera en éstas” (SADER, 2020). Un sector social que generalmente tiene una composición de baja intensidad y de escala productiva, pues quienes lo hacen posible no son necesariamente grandes farmers, sino pequeños productores con hasta 0.2 hectáreas de riego y hasta 5 hectáreas de temporal (SADER, 2020); además de que la tecnología y técnicas son tradicionales y de bajo impacto en el medio ecológico, dado a que generalmente no requiere de combustibles fósiles.

El Censo Agrícola y Ganadero realizado en 2007 registra a 5.5 millones de unidades de producciónagropecuaria a nivel nacional, de las cuales 86.7% se caracterizan por ser de pequeña y mediana propiedad y su producción se destina al autoconsumo y al mercado con bajos niveles de ingresos (INEGI, 2007). Luego entonces, estamos hablando de campesinos indígenas en su mayoría -a pesar de que la palabra sea incómoda a la política pública neoliberal-.

Campesinos, dado a la relación del trabajo con el campo (RAE, 2020), pero también por su racionalidad que implica generar alimentación, empleo rural y servicios ambientales en base al trabajo familiar, donde la familia se despliega como unidad de producción y de consumo. Generalmente “no contrata fuerza de trabajo exterior, que tiene una cierta extensión de tierra disponible, sus propios medios de producción y que a veces se ve obligada a emplear parte de su fuerza de trabajo en oficios rurales no agrícolas”(Chayanov, 1974:44).

La producción económica campesina está diversificada, y no es necesariamente especializada, ya que dinamiza actividades como pequeña ganadería, agricultura, forestería, pesca, caza y la recolección de plantas, insectos, hongos, entre otros, ya sea para el autoconsumo o para comercializarlas; así también, cuenta con un carácter pluriactivo, en el sentido de que los miembros de las unidades familiares también desarrollan trabajos no necesariamente agrícolas, sino fuera del campo, ya sean asalariados o informales que sirven para el complemento del gasto.

En términos generales, la lógica campesina indígena implica producción, consumo y comercialización para la reinversión en insumos productivos que requieren sus diversos sistemas agropecuarios, así como para el complemento en los gastos domésticos y comunitarios -sean materiales y simbólicos-, el pago de jornales, entre otros.

Dentro de la diversidad de actividades que componen la lógica campesina, en el terreno agrícola cabe destacar que los principales cultivos en los que trabaja son provenientes de la milpa (del náhuatl milpan de milli “parcela sembrada” y pan “encima de”), sistema de producción tradicional que tiene al maíz como epicentro y que funge como la base de la alimentación en México -y mesoamérica-, secundado por el frijol y la calabaza.

La milpa es un sistema agrícola tradicional conformado como policultivo y constituye espacios donde se dinamizan recursos genéticos – alrededor de 60 razas de maíz con distintas características, cinco especies de frijol, cuatro especies de calabaza, entre otras-, en tanto monocultivo de maíz, de maíz con múltiples producciones inducidas y arvenses comestibles -frijol, chile, calabaza, quelites- y de maíz con árboles maderables y/o frutales. En general de una agrobiodiversidad (CONABIO, 2016).

La milpa puede incluir a los grandes maizales y otras siembras especializadas, no obstante, ello tendría que desarrollarse, siempre y cuando, éstos se articulen en un conjunto agrícola diverso, holista y sostenible, donde los modos de cultivo se adecuen a las condiciones agroecológicas y respondan a las necesidades sociales” (Bartra, A., 2010).

La gran diversidad de razas o variantes nativas de las especies cultivadas que habitan en las milpas dependen de las persistencias campesinas, quienes siguen manteniendo procesos productivos año con año; no obstante, hoy en día, a casi cuarenta años de la instauración del modelo de desarrollo neoliberal en México, se ha conformado una tendencia dominante de desestructuración de los sistemas de producción que históricamente han sustentado de una base material y económica al campesinado, pues la simbiosis entre tierra, tecnología, insumos de producción y fuerza de trabajo familiar está dejando de generar producción, fondos para el consumo, de reposición y de medios de producción.

Fuentes consultadas

Bartra, A., 2010. Siembras barrocas, pensamientos salvajes en La Jornada del Campo número 34, julio del 2010 en https://www.jornada.com.mx/2010/07/17/delcampo.html 

Chayanov, Alexander. 1974. La organización de la unidad económica campesina. Ediciones Nueva Visión, Buenos Aires. Presentación y capítulos I-III, pp. 1-131.

CONABIO. (2016). La milpa. https://www.biodiversidad.gob.mx/diversidad/sistemas-productivos/milpa Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Cd. de México. México.  Contenido: Mahelet Lozada Aranda y Alejandro Ponce Mendoza (Consultado 15/05/2021)

INEGI, V. (2007). Censo agrícola, ganadero y forestal 2007. Instituto Nacional de Estadística

Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural. (2020)  https://www.gob.mx/agricultura/articulos/productores-de-pequena-escala-son-los-que-nos-dan-de-comer?idiom=es (Consultado 15/05/2021)