#Dante2021 #Dante700 Canto XX: Adivinos

Ahora sí Dante me puso en qué pensar. En este canto se condenan los que cometieron fraude por jugarle al adivino. ¿Me iré a condenar por mi veneración que tengo del I Ching? Esa fue la pregunta que me hice nomás acabar el canto a las primeras horas de la mañana. Hace un rato me puse a investigar un poquito y creo que no me voy a condenar. Es más, al contrario, creo que Dante, que tenía gusto por la astrología y la astronomía, valoraría el libro de las mutaciones como una parte de las artes liberales. Y otra cosa, ya lo había escrito pero lo voy a decir de nuevo: la sincronicidad del I Ching se parece en mucho al acto sincrónico único que es la visión del tiempo que tiene el florentino. En este sentido, el I Ching no es un libro adivinatorio, al contario: trata de sacarle todo el jugo posible al presente. Y es que jugarle al adivino va en contra de la cosmovisión del I Ching y de la Divina Comedia donde el libre albedrío y, en el caso del I Ching, lo casual y azaroso, juegan un papel preponderante.

En fin, tengo una adivinanza, principalmente para los lectores en México, aunque seguro hay personajes así en otras partes: ¿Quién quiso adivinar el futuro prometiendo una gran transformación, pero llegó lo imprevisto y ahora sólo puede mirar hacia atrás?

Aquí dejo un video sobre los adivinos en la Comedia, narrado con mucha pasión que es lo que importa.

#Dante2021 #Dante700 Canto XIX: Simoniacos

En este canto se nos muestra a los simoniacos, aquellos que hacen compran y venden lo espiritual y sagrado. ¿Tiene esto algo que ver con nuestra sociedad actual? Desde luego que lo más evidente es que la iglesia católica desde que se constituyó como tal ha caído en la simonía. Así lo expresa Dante:

Ahí, Constantin, di quanto mal fu martre,

Non la tua conversion, ma quella dote

Che da te prese il primo ricco patre!

(¡Ah Constantino! Cuantos males causaste no con tu conversión, sino por la dote que de ti recibió el primero de los padres que se hizo rico)

Es decir, para nuestro poeta, desde su origen la iglesia acarrea este mal. En este sentido fue bastante severo con el poder papal y no por nada fue un papa el que lo condenó al destierro y lo condenó a muerte. Ahora bien, en nuestros días la iglesia católica ha perdido mucho del poder que en los tiempos de Dante tuvo. Sin embargo, si aguzamos un poco la imaginación, podemos extrapolar este canto a nuestra situación actual.

En un texto breve y enigmático, Walter Benjamin dice que el capitalismo es en sí una religión sin posibilidad de redención. ¿A qué se refiere? Para ello hay que recordar el famoso texto de Marx sobre el fetichismo de la mercancía. Ahí señala que, cuando se analiza la mercancía en su valor de cambio, ésta empieza a tomar connotaciones teológicas. Es decir, cuando compramos una mercancía, un café Starbucks por ejemplo, no sólo compramos un objeto que satisface una necesidad corporal. De igual forma también compramos un bien espiritual. Como los antiguos simoniacos al comprar una mercancía compramos nuestra redención, sólo que a diferencia de la Edad Media, no tenemos la esperanza de la vida eterna: nuestra redención se acaba cuando consumimos el café, listos para reanudar en una nueva compra nuestro deseo de redención. Por eso para Benjamin, el capitalismo es la más cruel de las religiones. Y tiene razón, es un cuento de nunca acabar ese misterio teológico que se esconde detrás de cada mercancía. Ahí creo encontrar la explicación del porque cada que se reabren los centros comerciales en esta pandemia, una y otra vez se atiborran de personas deseosas de espiritualidad, sin importar el riesgo a contagiarse. Los que creemos que es necesaria otra economía, no basta con producir y distribuir de otra manera. El reto es enorme porque tenemos que también pensar en cómo dotar de otro valor a las cosas y su relación con las personas.

Aquí dejo un video sobre los simoniacos y Dante:

#Dante2021 #Dante700 Canto XVIII: Malebolge

El infierno dantesco a grandes rasgos está dividido entre aquellas almas castigadas por la intemperancia y que se asocian a lo irracional, y las almas castigadas cuya maldad que utiliza la razón y la inteligencia. El canto XVIII nos presenta el Malebolge, especie de laberinto donde hay diez pozos, donde habitan los fraudulentos. En este primer pozo nos encontramos con los rufianes, seductores y aduladores.

La postura de Dante, que sigue, dicho sea de paso, la ética aristotélica, me ha planteado una serie de preguntas referentes al problema del mal. Y es que si el tipo de almas malvadas que están condenadas en el Malebolge sufren su castigo por hacer uso de su inteligencia y razón, en otras palabras hicieron un uso malévolo de su libertad. Así, esta postura difiere con la que, siguiendo a Hanna Arendt, había hecho mía sobre la banalidad del mal. Para la filósofa, lo que nos hace malas personas es que nos negamos a pensar o lo que es lo mismo, nos negamos a tener un diálogo inteligente con nuestra alma y nos negamos a cuestionar a la autoridad y el poder.

Aquí dejo la excelente película que hizo Margarete Von Trotta sobre la filósofa alemana y una excelente conferencia sobre la estructura moral de la Divina Comedia de Ángel García Galiano

#Dante2021 Algunos artículos sobre Dante y la usura

El próximo domingo 7 de marzo tendremos nuestra primera charla con el Dr. Edgar Roldán, la cual hemos titulado Dante y la Economía. Hoy que hemos llegado al canto XVII donde en el séptimo círculo se encuentran los usureros (casi hasta el mero fondo del infierno, por algo será). El tema es de amplio y difícil y a lo que aspiramos es que lo podamos comprender de la manera más sencilla posible. Y sobre todo que nos ayude a comprender de qué manera estos temas se relacionan con nuestra vida diaria y sus problemas.

Decía Wallerstein que el colapso del sistema capitalista en las próximas décadas sería caótico, doloroso y difícil para ricos y pobres, chicos y grandes. Y ya vemos la razón que tenía el sociólogo estadounidense. Decía que el sistema que saldría posterior a esa debacle, sería incluso peor de lo que teníamos si no triunfaban las fuerzas y movimientos libertarios que están empujando hacia la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. Y ya vemos que nos acercamos a pasos agigantados a ese punto de inflexión. También decía que en momentos históricos como el nuestro, las acciones individuales o de pequeños grupos pueden tener efectos insospechados en el largo plazo, al menos en el ámbito local que es el que a nosotros más nos interesa. Cuando nos haya quedado claro que nunca más regresaremos al mundo que teníamos hasta aquel lejanísimo 2019, el egoísmo y el deseo de sobrevivencia nos hará juntarnos y sacar lo mejor de nosotros mismos. Sí, también en muchos sacará lo peor.

Por el momento, el 25 de marzo, en varias partes del mundo, empezará la lectura colectiva de la Divina Comedia. Este año, a 700 años de su muerte, Dante se acerca un poco más a nosotros. Este año, esa es mi esperanza, la poesía será una fiesta.

Viva ahora, pague después: ecología y usura http://www.henciclopedia.org.uy/autores/Laguiadelmundo/Ecologia.htm

El séptimo círculo: https://elpais.com/diario/2003/11/23/catalunya/1069553248_850215.html

La estructura moral del infierno en la Divina Comedia http://www.ahlm.es/IndicesActas/ActasPdf/Actas5.3/05.pdf

Murmullo VIII

¿Estamos muertos o somos unidad espiritual?

¿El presente transforma el pasado?

No sólo eso sr. Domínguez:

Somos carne de Adán y Eva

La misma carne de estrellas de hace milenios

Si bien este cuerpo colectivo no es nuestro

Y los vanidosos del feisbuk se burlan de nuestra fealdad

Y los envidiosos del feisbuk sólo se nos quedan viendo

Deseando lo que no tienen, dándoselo a quien no le importa.   

Vamos pues, tú y yo, a darnos un beso y que nada nos importe

¿Y si ya estamos muertos?

Vamos y después del chispazo de nuestro beso

Aspiremos el vapor de las cosas

Lo que está lejos que se acerque

Como los naguales,

Están allá, tú los ves lejos, pero están aquí junto contigo

Bolas de fuego brincando entre los cerros.

Vamos con mujeres de hermosas mejillas

Saboreemos su carne de Adán y Eva

Besemos sus cuerpos como si fueran su alma

Que sean nuestro pan de cada día

Que el cuerpo de los hombres, nuestro cuerpo,

Sea el pan de cada día y que nazcan niños

La esperanza en cada inicio

El abrir los ojos por primera vez al mundo  

Rä mui, rä pothe rä te  

“El dicho gobernador los compelía a ejecuciones involuntarias

y les causaba otras vejaciones

por lo que hay que pagarles por su trabajo en tabla y mano propia

y en cuanto al punto de El Despacho

ellos los compelían a trabajar en las Milpas:

Por eso se hace servir a su alteza de declarar que

el pueblo no participó en beneficio alguno,

añadiéndose todo por testimonio y volviendo a correr vista”

Camino a Tezoantla, me senté a descansar

En el mismo encino en cuya sombra descansé ayer.

Su corteza está llena de musgo verde y suave

En su copa se dibujan rojos otoñales

Es un candelabro o una mano:

Cinco gruesos troncos surgen del tronco principal

Como si fueran cinco árboles.

En una parte de su tronco se descifran las letras

                                                                            tAVH

En otras partes están talladas letras ilegibles.

¿Fue en otro tiempo un árbol consagrado a algún dios?

¿Son iniciales que escribió gente enamorada?

Encinos: hambre de luz

Algunos crecen en zigzag para aferrarse a la luz.

Los encinos secos de hojas amarillentas,

Sobresalen moribundos de la aplastante mayoría verde

¿Caerán como un rayo en el desierto?

¿O les ayudarán los otros árboles a descansar?

Voces a la distancia

A lo lejos una multitud arremolinada

El griterío y la algarabía crecen

Pero sus rostros no se distinguen por los encinos:

Brazos serpientes en búsqueda de luz.

Las almas en pena gritan mi nombre por las calles:

¡Juan Nada, regresa ya de tu descenso al infierno!

#Dante2021 Canto XV: Sodomitas

El lugar donde se llevan a cabo los diálogos es de transición. Según nos cuenta Dante, ya están los bardos alejados del bosque y entonces una cantidad de almas los empieza a mirar con extrañeza como se mira a las personas a la luz de la luna nueva. (Por cierto, en estos días: ¡qué lunas nos han visitado!). Una de esas almas reconoce a Dante y éste contesta:

Siete vio qui, ser Brunetto?

En efecto, es su maestro que en vida le enseñó cómo se inmortaliza el hombre y del que -nos dice- siempre quedara constancia de su mérito. Aunque ahora se encuentra en este lugar por el pecado de sodomía. Aún así, me parece que lo mismo que con la lujuria, el bardo no es tan severo como con otros pecados. ¿Qué pensaría Dante sobre las luchas y conquistas de los homosexuales en nuestros días? Sospecho, al fin espíritu abierto, que se uniría a ellos y enriquecería su visión del Amor. En fin, este como otros aspectos de la Divina Comedia se prestan a un abierto y fructífero debate.

Dejo una entrevista que se realizó en la Universidad Católica de Lovaina, al filósofo Michel Foucault, él mismo homosexual y que trató de manera profunda la historia de la sexualidad en el mundo moderno.

#Dante2021 Canto XIV: Violencia contra Dios, naturaleza y arte

Para Dante hay esencialmente tres tipos de violencia. La violencia contra el prójimo, la violencia contra uno mismo y la violencia contra Dios, la naturaleza y el arte. Como el lector se va dando cuenta, este tipo de violencias están entrelazadas y son acaso indivisibles. Sin embargo, la que se castiga más al fondo del Infierno es la violencia contra Dios. En este canto, las imágenes que nos presenta el bardo son las de un lugar donde llueve fuego y una fina arena se incendia. Hoy, en tiempos de cambio climático, hay que preguntarnos si la soberbia de nuestra civilización no nos está llevando por el mismo camino. Los hombres de los grandes negocios, por ejemplo, tienen una fe ciega (no sólo ellos tienen esa fe es cierto) a la posibilidad que tiene la tecnología para solucionar esta grave crisis ambiental, pero ¿esto es así o es necesario que la sociedad, de emergencia, ponga el freno de mano? Tal vez el daño que se le ha hecho a la naturaleza no sea tan fácil revertirlo. Aquí quiero contar una anécdota que creo será compartida por los lectores de México aunque en otras partes del mundo están pasando similares fenómenos. Hace apenas un par de semanas se anunciaba que en los estados del norte del país las temperaturas serían bajo los cero grados centígrados. Apenas ayer, la chica del clima, en una diminuta y sensual minifalda, nos decía que esos mismos estados se prepararan para las fuertes olas de calor que llegarían hasta los 45 grados celcius. Sí, estimado lecto o lectora, es difícil tapar el sol con un dedo: el cambio climático lo palpamos todos los días en cualquier parte que nos encontremos. ¿O a poco tú no lo has sentido? Y entonces ¿nos vamos a esperar hasta que empiece a llover fuego? Si algo nos puede unir como comunidad global será la imperiosa necesidad de detener la violencia contra la naturaleza (el arte de Dios).

En fin, aquí dejo un artículo de Silvia Rivero sobre el reciente libro de Bill Gates y sus recetas para detener el cambio climático, titulado precisamente Bill Gates: el clima de los billonarios: https://www.jornada.com.mx/2021/02/27/opinion/021a1eco

También dejo un video muy interesante sobre el mundo pospandemia según uno de los filósofos de moda, Slavoj Zizek:

Hay que activar los subtítulos en español

#Dante2021 Canto XIII: Los suicidas

Entre otras muchas frases célebres de Borges, si mal no recuerdo, hay una que dice que cuando un hombre muere, muere el universo entero. Si esto es así, me pregunto, cuando alguien se suicida ¿Qué tipo de universo se muere? El canto trece habla de los suicidas.

Ya que hice la conexión con Borges, les dejo el link de una relinda conferencia sobre la Divina Comedia, además de un documental sobre Emile Cioran, el filósofo del suicidio y el insomnio (esta última la palabra más buscada en Google en el 2020).

#Dante 2021 Canto XII: Violencia contra el prójimo

“¡Oh ciego apetito, ira insensata que así nos precipita en la breve vida, y después nos abisma en tan miserable existencia eterna” Así, en un par de líneas, Dante resume las consecuencias que tiene la violencia en nuestras vidas: un ciego apetito que nos corroe y que daña al prójimo. En otras entradas he insistido en la necesidad de poner atención a la pandemia de trastornos psiquiátricos que se generaron y se seguirán generando a causa del gran reseteo que estamos experimentando a nivel global. Algunos estudiosos del tema plantean que las secuelas mentales que el confinamiento dejará en la psique serán incluso más apremiantes que las que deje la covid. Sin embargo, no se le está prestando la atención debida. Según James Hillman, que se aleja de los antiguos métodos terapéuticos, propone en su libro Un terrible amor por la guerra, que el arte es la manera en que se puede escapar a la violencia en distintas de sus manifestaciones. Para este psiquiatra jungiano, la guerra es inevitable y, siguiendo a Heráclito, es parte ontológica del universo. Visto desde esta perspectiva, el arte deja de ser un simple entretenimiento, pues si los conflictos son inevitables lo mismo que la violencia, la práctica y contemplación artística, puede ayudar a canalizar de otra forma esos impulsos destructivos inherentes al ser humano. Lo cual no es poca cosa. En fin, un tema álgido y que se presta a la amplia discusión. Aquí dejo el enlace de una conferencias de Hillman, que nos ayuda a comprender mejor el significado del viaje espiritual que es la Divina Comedia.

#Dante2021 Canto VIII: Iracundos

Da qué pensar el que Dante dibuje juntos a los iracundos y a los perezosos. Aunque es cierto que con la pandemia estos dos vicios han ido acompañados, muchas veces también es cierto que la falta de oportunidades los tiene, sobre todo a los más jóvenes, encabronados. Así lo relata un manifestante en los actuales conflictos en Barcelona, aunque es un sentimiento generalizado en este ya no tan ancho mundo. El diario el País es quien recoge el testimonio:

“Yo tengo 27 años y ninguna perspectiva de poder marcharme de casa y de tener un proyecto vital. He trabajado de camarero, en una tienda de ropa, e incluso he tenido un contrato solo por un día. Hay mucho hartazgo”. Hablan los manifestantes

https://t.co/APAjzztftb

Creo que la Divina Comedia nos puede ayudar a expresar los sentimientos que hemos padecido en este largo confinamiento: y tú, ¿Cuándo fue la última vez que tuviste un arranque de ira e igual que a Filipo Argenti te dieron ganas de despedazar tus carnes con tus propios dientes? Cuéntanos y empecemos a dialogar. Si no has comenzado, aún puedes hacerlo o puedes iniciar desde el canto en el que vamos y después completar la lectura. Y no le tengas miedo a los clásicos como este hermoso libro: lo es porque cualquier hijo de vecino lo puede entender y disfrutar aunque los críticos literarios, que de eso viven, muchas veces se empeñen en llenárnoslos de polvo. Sólo es cuestión de leer menos de diez minutos diarios y contemplar, ahí sí, largo tiempo. Aquí dejo el link del canto octavo recitado en la traducción (ya algo viejita) de Bartolomé Mitre https://youtu.be/ZvurYm06MFU