#Dante2021 Canto XIV: Violencia contra Dios, naturaleza y arte

Para Dante hay esencialmente tres tipos de violencia. La violencia contra el prójimo, la violencia contra uno mismo y la violencia contra Dios, la naturaleza y el arte. Como el lector se va dando cuenta, este tipo de violencias están entrelazadas y son acaso indivisibles. Sin embargo, la que se castiga más al fondo del Infierno es la violencia contra Dios. En este canto, las imágenes que nos presenta el bardo son las de un lugar donde llueve fuego y una fina arena se incendia. Hoy, en tiempos de cambio climático, hay que preguntarnos si la soberbia de nuestra civilización no nos está llevando por el mismo camino. Los hombres de los grandes negocios, por ejemplo, tienen una fe ciega (no sólo ellos tienen esa fe es cierto) a la posibilidad que tiene la tecnología para solucionar esta grave crisis ambiental, pero ¿esto es así o es necesario que la sociedad, de emergencia, ponga el freno de mano? Tal vez el daño que se le ha hecho a la naturaleza no sea tan fácil revertirlo. Aquí quiero contar una anécdota que creo será compartida por los lectores de México aunque en otras partes del mundo están pasando similares fenómenos. Hace apenas un par de semanas se anunciaba que en los estados del norte del país las temperaturas serían bajo los cero grados centígrados. Apenas ayer, la chica del clima, en una diminuta y sensual minifalda, nos decía que esos mismos estados se prepararan para las fuertes olas de calor que llegarían hasta los 45 grados celcius. Sí, estimado lecto o lectora, es difícil tapar el sol con un dedo: el cambio climático lo palpamos todos los días en cualquier parte que nos encontremos. ¿O a poco tú no lo has sentido? Y entonces ¿nos vamos a esperar hasta que empiece a llover fuego? Si algo nos puede unir como comunidad global será la imperiosa necesidad de detener la violencia contra la naturaleza (el arte de Dios).

En fin, aquí dejo un artículo de Silvia Rivero sobre el reciente libro de Bill Gates y sus recetas para detener el cambio climático, titulado precisamente Bill Gates: el clima de los billonarios: https://www.jornada.com.mx/2021/02/27/opinion/021a1eco

También dejo un video muy interesante sobre el mundo pospandemia según uno de los filósofos de moda, Slavoj Zizek:

Hay que activar los subtítulos en español

#Dante2021 Canto XIII: Los suicidas

Entre otras muchas frases célebres de Borges, si mal no recuerdo, hay una que dice que cuando un hombre muere, muere el universo entero. Si esto es así, me pregunto, cuando alguien se suicida ¿Qué tipo de universo se muere? El canto trece habla de los suicidas.

Ya que hice la conexión con Borges, les dejo el link de una relinda conferencia sobre la Divina Comedia, además de un documental sobre Emile Cioran, el filósofo del suicidio y el insomnio (esta última la palabra más buscada en Google en el 2020).

#Dante2021 La Divina Comedia y el Rap

¿Qué ritmo actual se parece a los tercetos rimados de la Divina Comedia? Dicen los que saben que nuestra obra fue escrita por Dante en la lengua del pueblo. Y eso se siente si se lee en italiano: aunque no se entienda su significado hay un sentido que va marcando el ritmo del poema. Un ritmo alegre y ligero. Un ritmo con la fuerza que tienen algunas canciones de rap. Por ello creo que podríamos armar un concurso de composiciones inspiradas en el Infierno dantesco, pues es la parte que más llama la atención de chicos y grandes. Por algo será. Al buscar en YouTube si había algunas composiciones de este género musical inspiradas en la Comedia, encontré las siguientes maravillas:

#Dante 2021 Canto XII: Violencia contra el prójimo

“¡Oh ciego apetito, ira insensata que así nos precipita en la breve vida, y después nos abisma en tan miserable existencia eterna” Así, en un par de líneas, Dante resume las consecuencias que tiene la violencia en nuestras vidas: un ciego apetito que nos corroe y que daña al prójimo. En otras entradas he insistido en la necesidad de poner atención a la pandemia de trastornos psiquiátricos que se generaron y se seguirán generando a causa del gran reseteo que estamos experimentando a nivel global. Algunos estudiosos del tema plantean que las secuelas mentales que el confinamiento dejará en la psique serán incluso más apremiantes que las que deje la covid. Sin embargo, no se le está prestando la atención debida. Según James Hillman, que se aleja de los antiguos métodos terapéuticos, propone en su libro Un terrible amor por la guerra, que el arte es la manera en que se puede escapar a la violencia en distintas de sus manifestaciones. Para este psiquiatra jungiano, la guerra es inevitable y, siguiendo a Heráclito, es parte ontológica del universo. Visto desde esta perspectiva, el arte deja de ser un simple entretenimiento, pues si los conflictos son inevitables lo mismo que la violencia, la práctica y contemplación artística, puede ayudar a canalizar de otra forma esos impulsos destructivos inherentes al ser humano. Lo cual no es poca cosa. En fin, un tema álgido y que se presta a la amplia discusión. Aquí dejo el enlace de una conferencias de Hillman, que nos ayuda a comprender mejor el significado del viaje espiritual que es la Divina Comedia.

#Dante2021 Canto XI: La usura y el capitalismo

Este canto es un canto cortito. Pero hay que decir que la mayoría de los cantos no exceden las tres páginas. Es aquí donde Virgilio explica la estructura del infierno mientras los dos poetas van descendiendo. Como esa explicación la iremos entendiendo a medida que vayamos descendiendo con ellos, quisiera detenerme en la última parte donde se habla de la usura en los siguientes términos:

Entenderás que la gente debe ser utilizada para la vida y para progresar en su camino; pero el usurero sigue un camino muy distinto, incluso contrario, y desprecia a la naturaleza en sí, y al arte humano, que es su compañero, cifrando su esperanza en otras cosas.

En este sentido, Dante se adelantó a lo que siglos más tarde sería la principal crítica del pensamiento crítico: el envilecimiento y destrucción del ser humano y de la naturaleza por el afán de ganancia y acumulación del capital para ganar más y acumular más: un verdadero círculo infernal, en el que hoy, en tiempos de colapso civilizatorio, lo queramos o no, lo sepamos o no, la humanidad entera, tú y yo amable lector, estamos dentro.

¿Cómo salirnos? Lamento estar más pletórico de preguntas que de respuestas, pero el pintor griego Temoris Vafakis, en su libro Gestionar el arte en la era digital se hace una pregunta interesante: ¿De qué manera el arte puede ayudar a emanciparnos? El artista entiende que el arte en nuestros días necesita dar una respuesta ´práctica. Para ello discute ampliamente qué tipo de arte necesitamos. Al final de su indagación concluye que hoy tal vez no necesitamos más la creación de obras de arte originales sino dar otro uso al inmenso y por ratos infinita variedad de expresiones artísticas que se acumula día con día en la red. Como quien dice, darle un uso artístico al Big Data. Por ejemplo, el autor se imagina realizar un happening donde, un día a una hora determinada, pongamos por fecha, el 25 de marzo, fecha dantesca si las hay, se escuche justo a las 12:00 del día, la Gnossiennes número uno de Erick Satie. La hipótesis de Temoris es que si ese imposible happening se realizara, (el autor se imagina un acto a escala global, lo cual efectivamente es imposible, entre otras coas, por los problemas de logística y organización y porque sólo hay que suponer que los políticos dirían que ese sería un evento propuesto por sus enemigos) mostraría por unos instantes lo frágil que es el actual sistema. En pocas palabras mostraría que el rey va desnudo y se pregunta: ¿Quién después de escuchar esa pieza musical y saber que a escala global se escuchó y sintió lo mismo sincrónicamente, se atrevería al menos por ese día a explotar y humillar al otro y mirarlo a la cara? Según este alocado planteamiento, es probable que actos así sucedan al menos a escala regional con mayor frecuencia en un futuro próximo. Temo no ser tan optimista con los resultados de ese happening. Seguramente al otro día o a las cuantas horas el evento sería borrado de nuestra experiencia vital, pero no deja de ser interesante suponer que por unos momentos podríamos vivir una experiencia íntima y comunitaria a la vez y con una de las piezas musicales de un compositor al que se le adjudica la frase: Me llamo Erick Satie como todo el mundo. Hasta dan ganas de pensar que podemos construir una alternativa al capitalismo más igualitaria. El arte nos viene a refrendar que las herramientas ya las tenemos y están frente a nuestros ojos como las nuevas propuestas artísticas nos señalan.

En fin, aquí dejo el link del poema usura, uno de los más bellos Cantos de Ezra Pound quien quiso escribir la Divina Comedia moderna y que no siempre lo logró. También dejo el link de un programa sobre la Florencia de Dante realizado por Fernando Savater y que incluye una entrevista con Vargas Llosa.

#Dante2021 Canto X: El presente inasible

Si como en entradas anteriores he comentado, uno de los principales problemas que nos plantea Dante es el del tiempo, este canto es estremecedor. Farinata, un paisano con quien habla el poeta, tiene la terrible maldición de poder ver el futuro pero no el presente. Ahora que se nos cerraron las puertas del fututo y que el pasado, los muertos, todas las generaciones pasadas, como dice Marx, succionan como una pesadilla el cerebro de los vivos, ¿no será que el presente, el aquí y el ahora, es cada vez lo más inasible?

La diferencia entre imaginación e imaginario, es que la primera se abre a posibilidades y nuevas conexiones y combinaciones, mientras que la segunda se empantana en el terror por el cumulo de imágenes y arquetipos que deambulan en el inconsciente colectivo. Esa es otra de las razones por las que le tenemos miedo a los clásicos como el que estamos leyendo: el peso de la tradición. Pero lo peor de todo, hoy en tiempos de infovirus o como lo llama la OMS, infodemia, no sabemos qué hacer con tanta información que nos abruma y, más que iluminarnos, nos aplasta.

Por eso es que apostamos a la concentración más que a la dispersión. Podemos hablar de muchas cosas, pero nuestro eje es la Divina Comedia. Con esto y chance, de la chatarra y cháchara que circula en internet, algún aprendizaje y experiencia colectiva e individual sacaremos. Aquí dejo un link sobre una conferencia en el Colegio de la Frontera Norte titulada: El infierno de Dante ¿Es presente, o es futuro de la migración a E.U.?  https://youtu.be/mrTP_uQf9dM

#Dante 2021 Canto IX: Herejes

En este círculo yacen los herejes y sus secuaces que impulsaron sectas profanas . La música, como lenguaje universal, es uno de los mayores antídotos contra este espíritu sectario. Y si nosotros lo tenemos algo nos puede salvar del fuego eterno. Aquí dejo una sinfonía de Liszt inspirada en Dante y la Divina Comedia: https://youtu.be/hko1TNkgUUE Que tengan, en la medida de lo posible, un buen inicio de semana.

#Dante2021: Cumplir un reto

Lanzar el reto de leer la Divina Comedia me ha comprometido con mis amigos al menos por los próximos cien días (92 para ser exactos). Y es que leyendo se conoce a los amigos. Independientemente cuántos se sumen a esta lectura, al finalizarla, a nosotros nos servirá para conocernos en colectivo: aquí se verá, una vez más, si podemos o no cumplir una meta. Y lo mejor, muchos se sumaran a nuestros proyectos a través de completar junto a nosotros esta lectura.

Aquí les dejo el link que habla de lo que se llevó a cabo el 2018:

#Dante2018, una lectura colectiva de la Divina Comedia a través de las redes sociales

#Dante2021 Canto VIII: Iracundos

Da qué pensar el que Dante dibuje juntos a los iracundos y a los perezosos. Aunque es cierto que con la pandemia estos dos vicios han ido acompañados, muchas veces también es cierto que la falta de oportunidades los tiene, sobre todo a los más jóvenes, encabronados. Así lo relata un manifestante en los actuales conflictos en Barcelona, aunque es un sentimiento generalizado en este ya no tan ancho mundo. El diario el País es quien recoge el testimonio:

“Yo tengo 27 años y ninguna perspectiva de poder marcharme de casa y de tener un proyecto vital. He trabajado de camarero, en una tienda de ropa, e incluso he tenido un contrato solo por un día. Hay mucho hartazgo”. Hablan los manifestantes

https://t.co/APAjzztftb

Creo que la Divina Comedia nos puede ayudar a expresar los sentimientos que hemos padecido en este largo confinamiento: y tú, ¿Cuándo fue la última vez que tuviste un arranque de ira e igual que a Filipo Argenti te dieron ganas de despedazar tus carnes con tus propios dientes? Cuéntanos y empecemos a dialogar. Si no has comenzado, aún puedes hacerlo o puedes iniciar desde el canto en el que vamos y después completar la lectura. Y no le tengas miedo a los clásicos como este hermoso libro: lo es porque cualquier hijo de vecino lo puede entender y disfrutar aunque los críticos literarios, que de eso viven, muchas veces se empeñen en llenárnoslos de polvo. Sólo es cuestión de leer menos de diez minutos diarios y contemplar, ahí sí, largo tiempo. Aquí dejo el link del canto octavo recitado en la traducción (ya algo viejita) de Bartolomé Mitre https://youtu.be/ZvurYm06MFU